Título: Altitud Nº27
Edita: Federación Madrileña de Montañismo
Mes: Junio
Año: 2014
Idioma: Español
Páginas: 44
Tamaño: 17×24 cm
Contenido:
I Encuentro de Escaladores en Los Galayos
Marcha de Montaña de La Mujer
Federados contra La Pobreza
Elecciones en la FMM
Carlos Soria, 75 AÑOS, hace cima en El Kangchenjunga
Cerro de San Pedro, una marcha reivindica el derecho a pasar por los caminos públicos
Calendario EMAM 2014
Día Autonómico del Senderismo
Entrevista: Ana Paz Bermúdez
Ligas infantiles de escalada
Circuito oficial de Carreras por Montaña
Selección vías clásicas:
Pico de la miel, Espolón Manolín
Aguja Negra, Vía Oeste
Yelmo, Guirles – Campos
Torreón de lo Galayos, Sur Clásica
Pared de Santillana, Vía Sur o Herreros
Senderos homologados en el Municipio de Guadarrama
Club Bajo Cero


Editorial:
Nuestra sociedad y modo de vida está cambiando o, quizá, sea más acertado decir que esta sociedad que nos ha tocado vivir ya está cambiada. Constantemente nos miramos en el espejo de nuestros antepasados o, sin ir tan lejos, en el de nuestros tiempos mozos y vemos, con cierta desolación (al menos en mi caso) como el catálogo de principios aprendidos como máximas se ha ido desmoronando casi sin darnos cuenta.
La balanza se fue inclinando a favor del principio de la “rentabilidad” lenta pero inexorablemente desde hace varias décadas y ahora todo pasa por el tamiz de la cuenta de resultados, lo que, en sí mismo, no es necesariamente malo pues permite a muchas organizaciones mantener a raya los gastos superfluos, o lo que es lo mismo, ayuda a no gastar lo que uno no tiene o no
puede generar.
El problema comienza cuando, en un peligroso cóctel, se mezcla la rentabilidad maximizada con el sensible medio ambiente de montaña y se adereza con la enorme carga de uso a la que éste lleva sometido desde hace varios lustros.
La FMM siempre ha procurado mantener el mismo rasero a la hora de trabajar y luchar por los deportes de montaña y los derechos de los montañeros, ya sea reclamando el derecho de paso al Cerro de San Pedro como exigiéndonos a nosotros mismos y a nuestros clubes la máxima sensibilidad en el desarrollo de nuestro deporte en el medio natural. Hay muchas actividades que tienen cabida en las montañas pero todas, siempre, con permiso de la naturaleza, por favor.

    • Federación Madrileña de Montañismo