Título: Altitud Nº25
Edita: Federación Madrileña de Montañismo
Mes: Diciembre
Año: 2013
Idioma: Español
Páginas: 48
Tamaño: 17×24 cm
Contenido:

Justos por pecadores
Caballos en el Yelmo
Comienza la liga de escalada infantil y juvenil 2013-14
disfruta de tu licencia federativa 2014
Contrata tu seguro de responsabilidad civil de técnico
Campeonato de escalada de dificultad infantil y juvenil
Curso sobre gestión legal de actividades en el medio natural
Programa Voluntarios 2º Fase
Madrid Skala n Bloke 2013
El caso cadalso
Agenda
Calendario EMAM
Carreras por montaña
La clásica- serrat autentico + pegaso al yelmo
Club Sputnik
Ventajas de federarse
Chaqueta TRX2 SHELL y TRX2 SHELL WM-Trangoworld
TWONAV ULTRA- compegps
Los clubes de la FMM


Editorial:
Justos por pecadores
La cara de incredulidad que puso un federado con elque conversaba, me hizo reflexionar sobre lo inesperado de mi explicación: “Todas las piedras, paredes y terrenos de la montaña tienen dueño. Podrán ser de un particular o públicos, pero lo que es seguro es que tienen dueño”. A simple vista parece lógico, aunque a veces lo olvidemos. Por ello, hemos de mostrar el máximo respeto y gratitud a quienes nos permiten escalar, caminar o practicar cualquiera de nuestras modalidade en la montaña, en su territorio. Si señalizamos los senderos, lo primero que hacemos es solicitar las autorizaciones pertinentes para pintar las señales. Si abrimos vías de escalada, estamos obligados a proceder de igual manera. De lo contrario, nos tropezaremos con prohibiciones, que surgen generalmente a raíz de problemas concretos que no hemos sabido solucionar previamente como colectivo.
Me preocupa especialmente la actitud que muestran unos pocos, que, ante un incidente, se plantean reclamar judicialmente al dueño del terreno. Es posible que con un buen abogado saquen algo, pero la consecuencia inmediata es que nos prohíban a todos el acceso. Por tanto, es responsabilidad de todos respetar las normas de seguridad y práctica deportiva (aunque no estén escritas) y velar porque los demás así se comporten, y asumir nuestras decisiones y consecuencias dentro de nuestra práctica, y no pretender que terceros carguen con la culpa de nuestros actos. Actualmente nos enfrentamos con algunos casos de prohibiciones, que son la consecuencia de denuncias que no se tenían que haber producido nunca.

    • Federación Madrileña de Montañismo