Título: Altitud Nº22
Edita: Federación Madrileña de Montañismo
Mes: Marzo
Año: 2013
Idioma: Español
Páginas: 44
Tamaño: 17×24 cm
Contenido:

Protocolo en la montaña
ventajas para los técnicos de la EMAM
Tu licencia de montañismo 2013 tiene regalo
108 clubes de la federación
Circuito madrileño de carreras por montaña 2013
Curso de nivología de la EMAM en colaboración con la AEMET
Rocódromo ROC 30
Escuelas infantiles de escaladda
Agenda
Competiciones
Conferencias
Liga escuelas infantiles de escalada
Circuito de esquí de montaña
Entrevista a José Luis Ibarzábal
Esquí en Gredos
Canales del Risco del Fraile
Descenso al Circo de Gredos
Canal de la Portilla de los Machos
El Gargantón
Cabeza Nevada o El Cervunal
La Canal Seca
Centenario del Club Peñalara
Escalada clásica. Bustarviejo. Cancho del Mondalindo
Club RENFE-ADIF Madrid
Chaqueta AYMA de Trangoworld
Portabilizador Steripen
Calcetín Rywan Bi-climasock Trail
Chaqueta viso de Vaude


Editorial:
Somos montañeros.
Es curioso como la montaña alimenta nuestra existencia, nos calma el estrés, nos enriquece en experiencias y nos aporta salud. Cómo no, también tiene sus contraindicaciones que, como en los medicamentos, vienen en letra pequeña. Pero ante tanta crisis, desilusión vital o ausencia de proyectos en general, la montaña se confirma como un excelente remedio en pleno crecimiento.
Como si no fuera con nosotros la cosa, los montañeros continuamos sumándonos a los clubes, y éstos a su vez se incorporan a la Federación, aportando participación y proyectos. Es un momento decisivo para unir esfuerzos, posicionarnos como la potencia que somos y demostrar a las administraciones que nuestro lento paso es imparable y decidido, de la misma forma que ascendemos a un pico.
Nunca ha sido más importante la unión y participación para buscar soluciones, encontrar los puntos comunes, que son muchos, y trabajar en positivo. Es momento de crecer y de poner en marcha nuevas iniciativas; de lanzar proyectos aún por madurar; de gestar propuestas frescas y de hacerlas realidad. Es el momento de soñar con lo que queremos ser y de implicar a todos los montañeros en ello. Crezcamos todos juntos. Así es como descubriremos nuevas cimas y llegaremos a nuevos paisajes. Renovémonos al lado de las nuevas generaciones para que en la toma de decisiones y en el diseño de las nuevas aventuras contemos con todas las perspectivas posibles. Impliquémonos nosotros aún más e impliquemos a los demás; a los miembros de nuestros clubes; a nuestros colaboradores; a nuestros amigos; a nuestros hijos y a nuestros compañeros de aventuras. Juntos llegaremos alto.
En definitiva es el momento de sentir que pertenecemos a un fuerte colectivo que se crece en la dificultad, que nos guía la esencia montañera, ésa que marca el rumbo y nos entrega su alma vital porque, por algo, somos montañeros.

    • Federación Madrileña de Montañismo